Rejuvenecimiento facial con tratamientos no quirúrgicos en base a relleno con ácido hialurónico, plasma rico en plaquetas, toxina botulínica tipo A o posicionamiento de hilos tensores.

Estos tratamientos permiten obtener una piel rejuvenecida, lozana y más turgente, relleno de arrugas finas y medianamente profundas.

Ácido hialurónico para el relleno de arrugas peribucales

El Ácido Hialurónico es una molécula presente naturalmente en nuestro cuerpo, encargada de mantener hidratada y firme nuestra piel. Con el paso del tiempo, la producción de esta molécula va disminuyendo, provocando el envejecimiento de la piel (aparición de arrugas y surcos) y el aspecto cansado de nuestra cara. Al ser una molécula inocua, segura y bioreabsorvible, es mundialmente utilizada como técnica de rejuvenecimiento facial para el relleno de zonas faciales que han perdido volumen, como es el caso del surco nasogeniano (surco que baja desde la nariz a las comisuras de la boca). Este relleno reestablece el volumen perdido e hidrata la zona mediante una inyección intradérmica, asegurando un resultado visible inmediatamente y con una duración de 8 meses a 1 año.

Toxina botulínica

La Toxina botulínica (Botox, Reage, Dysport) es una proteína purificada derivada de la bacteria Clostridium Botulinum, utilizada mundialmente como técnica de rejuvenecimiento facial para el tratamiento y prevención de las llamadas arrugas dinámicas (es decir,  aquellas arrugas faciales que se van marcando con los gestos). En concentraciones adecuadas es un medicamento inocuo, seguro y de excelentes resultados, así como la técnica es segura y cómoda para el paciente. En estética facial se ocupa para tratar las arrugas de la frente, patas de gallo (lateral a los ojos) y entrecejo. Su acción ocurre a nivel de la placa motora de los músculos (donde se unen las terminaciones nerviosas a estos), inhibiendo la liberación de acetilcolina y con ello inhibiendo la contracción muscular. Los efectos no son inmediatos; su acción comienza a ser visible a las 48-72 horas, siendo la máxima a los 15 días. Dependiendo del grado de contracción muscular del paciente, la toxina botulínica tiene una duración mínima de entre 3 y 4 meses.

Mesoterapia

La Mesoterapia es una técnica muy utilizada en rejuvenecimiento facial, para mejorar la calidad de la piel y mantener esta más humectada y elástica. Con esta técnica, la piel queda hidratada en profundidad, se atenúan las arrugas finas y superficiales (no confundir con la acción de la toxina botulínica), brinda luminosidad, mejora la textura y la reafirma. Con una serie de punciones en la cara, logramos entregar a la dermis, cosa que no logran las cremas normales, las materias primas para la generación de colágeno y elastina, así como estimular al fibroblasto para que cumpla dicha función.  Se indican para pieles con daño por el sol, jóvenes (para ir retardando el envejecimiento), arrugas finas, pieles maduras (para enlentecer el envejecimiento). Se realizan 3 sesiones, con una diferencia de 15 días cada una, y los efectos se van manteniendo por el periodo de un año.

Hilos tensores

Los Hilos PDO están hechos de polidioxanona, material ampliamente utilizada en medicina por ser Biocompatible y 100% reabsorbible. Como técnica de rejuvenecimiento facial, tiene un efecto redensificador, actuando como una malla que da soporte, reposiciona y reafirma a los tejidos flácidos, así como mejora su irrigación y oxigenación. Estos hilos son ideales para pieles envejecidas por el sol (hasta 65 años), o jóvenes para prevenir flacidez (desde los 30 años). El efecto dura 1 año y medio, pero se sugiere mantenciones anuales en las zonas donde haya signos de flacidez. En un procedimiento atraumático y ambulatorio.